Créditos PROCREAR: en octubre inicia la línea para “mejoramientos sustentables”

Créditos PROCREAR: en octubre inicia la línea para “mejoramientos sustentables”

La línea de créditos permitirá realizar intervenciones en la vivienda, mejorando así la eficiencia energética, la seguridad y el confort térmico. Contempla materiales y mano de obra.

El relanzamiento de los créditos Procrear, anunciado a comienzos de agosto, incluyó una línea específica para “mejoramientos sustentables” , que entrará en vigencia en octubre y permitirá refaccionar viviendas para mejorar su aislación, eficiencia térmica e iluminación natural, con el fin de reducir su impacto en el ambiente.

Se trata de créditos con financiación del Fondo Global para el Clima (GCF por sus siglas en inglés) y el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), cuyo objetivo es mejorar la eficiencia energética y el confort térmico en los hogares, lo que se traduce en una menor emisión de gases de efecto invernadero (GEI).

La línea tendrá características similares a la destinada a mejoramientos y refacción, con montos de $100.000; $250.0000 y $500.000 con plazos de 120 a 180 meses y una tasa del 24% . También incluiría la compra de termotanques solares, estufas ecológicas y otros equipos de climatización energéticamente eficientes.

Los detalles sobre el tipo de refacciones, técnicas constructivas y materiales a financiar están siendo delineados “junto al ministerio de Ambiente, el de Desarrollo Productivo, los sindicatos, cooperativas, colegios de arquitectos y universidades, para incluir capacitación en técnicas constructivas y materiales sustentables e impulsar el trabajo local”, destacó Luciano Scatolini, subsecretario del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat e integrante del comité ejecutivo de Procrear.

“Es la primera vez que desde el Estado nacional se impulsan créditos con foco en la sustentabilidad de la vivienda” , apuntó el funcionario y señaló que la iniciativa “está en línea con los compromisos nacionalmente determinados (NDCs, de reducción de emisiones) establecidos por el Acuerdo Climático de París. Según estimaciones de ONU Ambiente, el sector inmobiliario, incluyendo la construcción y operación de edificios, es una de las fuentes de contaminación más importantes a nivel mundial, ya que consume el 36% de la energía global y produce el 39% de las emisiones de CO2.

Oportunidades de mejora

“Hay una gran demanda de este tipo de mejoras, que hacen a la calidad de vida, el ahorro energético y la sustentabilidad ambiental. De hecho, luego de la ampliación, es el segundo motivo para entrar en obra”, señaló Cristian Carnicier, arquitecto y docente de la Facultad de Arquitectura de la UBA (FADU).

“La realidad es que la mayoría de los edificios y viviendas que habitamos, basadas en vidrio y hormigón, no son sustentables ni eficientes, y responden más a una moda arquitectónica que a criterios de habitabilidad y sustentabilidad”, apuntó.

“La adecuación pasiva, mediante aislación de paredes, pisos y techos, son obras sencillas que permiten ahorros importantes “, destacó Carnicier y recomendó: “asesorarse bien sobre el tipo de materiales, para que el gasto energético en la construcción no sea mayor al ahorro que se quiere lograr. Hoy existen materiales livianos y técnicas como la construcción en seco que son más eficientes y menos costosas que las tradicionales”.

Fuente: Noticias Ambientales

Compartir en:



No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*