La importancia de conservar los servicios ecosistémicos de la costa bonaerense e islas del Delta del Paraná

La importancia de conservar los servicios ecosistémicos de la costa bonaerense e islas del Delta del Paraná

Como resultado de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio se comenzaron a registrar casos donde la fauna autóctona se acerca a los centros urbanos exponiéndose a ser cazados o capturados. Investigadores y especialistas de distintos proyectos y organismos públicos alertan sobre estos riesgos y trabajan para conservar y proteger la biodiversidad.

Todos los habitantes de la costa bonaerense del Río Paraná tienen el privilegio de acceder a la mayoría de los recursos y servicios brindados por los ecosistemas de humedales de las islas del Delta del Paraná. Entre estos servicios podemos mencionar la disponibilidad de espacios de recreación, de provisión de hábitats para la diversidad de especies vegetales y animales que cumplen roles importantes en la funcionalidad de estos ecosistemas. Algunas de las especies más conocidas son los carpinchos, nutrias, aves de pastizales, ciervo de los pantanos, entre otros. Incluso en aquellas islas donde se asentaron los primeros isleños y dieron forma a una matriz productiva de quintas frutícolas, forestales y actualmente, forestoganaderas, los productores y pobladores de las islas junto a instituciones como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) se proponen conservar la biodiversidad a través de prácticas prediales como la mayor disponibilidad de agua en cauces naturales y canales y prácticas regionales como la conectividad de ambientes para estas especies a través de corredores biológicos, el enriquecimiento y recuperación de albardones de arroyos internos, entre otros.

En el contexto de la cuarentena ocasionada por la crisis sanitaria COVID-19, a través de las redes sociales y medios de comunicación, se pudieron observar imágenes y videos donde se presentan casos de fauna autóctona que se acerca a poblados urbanos, fincas productivas, e incluso, con la bajante histórica actual del Río Paraná, dado que es posible acceder con mayor facilidad a los recursos pesqueros, se difundió material de varios casos de sobrepesca y abusos a las leyes de protección ambiental. Además, se noto el acercamiento de especies a sitios nunca antes vistos, como el yacaré overo observado que estaría transitando por las costas del Paraná de las Palmas en la ciudad de Campana. Estos hechos, de poblaciones de fauna silvestre que se acercan a poblados, que pueden ser atractivos también podrían incrementar los casos de ejemplares de fauna de la región cazados por proximidad con pobladores, como ciervos de los pantanos, carpinchos, mulitas y otros ejemplares, que deben ser evitados.

Trabajo en equipo

Distintas instituciones públicas y empresas privadas trabajan a través de convenios y proyectos permanentemente en la zona en post de la conservación de los recursos de las islas así como en la sostenibilidad de las producciones. Un actor importante en el trabajo local es el recientemente creado Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, que tiene entre sus objetivos la conservación de la biodiversidad, éste posee una superficie aproximada de 5020 ha que -si bien aumentó respecto de la ex Reserva Nacional Otamendi de 4088 ha- y trabaja incansablemente en la protección de los recursos dentro del área, requiere necesariamente de un trabajo mancomunado con todo el entorno para lograr el objetivo de conservar a la fauna local, porque la mayoría de las especies que allí habitan, necesitan más superficie para poder mantener poblaciones viables que puedan sobrevivir en la región.

Además, desde el año 1957 el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) trabaja desde la investigación y extensión junto a los isleños a partir de la Estación Experimental Agropecuaria Delta del Paraná. Desde el año 2004, y a partir del impulso institucional y de sus diferentes herramientas, la Experimental del Delta comenzó a explorar investigaciones relacionadas a la conservación de la biodiversidad en forma participativa, que derivó en productos conjuntos con la Asociación Forestal Argentina (AFOA) o incluso en la certificación de servicios ecosistémicos en empresas como Arauco Argentina. “Actualmente son múltiples los programas y proyectos relacionados a la cartografía de humedales, buenas prácticas ambientales, conocimiento del funcionamiento del humedal, conservación de servicios ecosistémicos. También gestionamos proyectos de intervención para mejorar la competitividad o fortalecer producciones emblemáticas y sustentables del Delta como las 70 familias mimbreras en Delta Frontal. Todas estas acciones se despliegan con diferentes estrategias a través de la plataforma de Innovación Territorial de INTA”, mencionó Darío Ceballos, director de la EEA Delta de INTA.

Por otro lado, distintas instituciones (entre ellas CONICET, INTA, asociaciones de productores forestales y organizaciones ambientalistas no gubernamentales) trabajan nucleados en Proyecto Pantano, una iniciativa que busca conservar la biodiversidad del delta utilizando al ciervo de los pantanos como emblema en sus actividades. El monitoreo de la población de ciervos en las islas es uno de los objetivos que se abordan desde el proyecto, y hasta el año pasado se habían obtenidos buenos indicios que permitían tener esperanzas sobre la posibilidad de conservar a esta especie. Sin embargo, son numerosos los reportes y comunicaciones que llegan desde las islas informando sobre caza de individuos durante esta cuarentena, lo que podría perjudicar fuertemente el futuro de este ícono del Delta.

La principal amenaza para la fauna del Delta

La caza furtiva junto con el tráfico de fauna silvestre constituye una de las principales causas de extinción de especies a nivel local. Históricamente, América Latina ha sido una región proveedora de fauna silvestre con redes de cazadores, acopiadores y distribuidores, lo que contribuyó y contribuye a que en la actualidad muchas especies se encuentren amenazadas.

Las instituciones que trabajan en territorio, afirman que para poder poner freno a esta amenaza entre todos, es necesario contar con la colaboración de los pobladores de la zona -evitando cazar, informándose y denunciando delitos-, y resulta indispensable que los organismos de aplicación en materia de protección de fauna silvestre tanto provinciales como nacionales trabajen sin descanso en el cumplimiento de su misión de patrullaje y prevención en territorio. En este sentido, el Parque Nacional Ciervo de los pantanos realiza tareas de prevención de los delitos de caza en su jurisdicción y en la difusión de la importancia de la conservación de nuestras especies. “Cada caso de caza furtiva debe ser tratado con la celeridad que se merece en cumplimiento con la normativa vigente de protección de fauna silvestre, en pos de la conservación de nuestra biodiversidad. Asimismo, para poder lograr la conservación a largo plazo de las poblaciones de nuestra fauna, el Parque Nacional Ciervo de los pantanos promueve además la prevención de los delitos de caza como el camino para conducir a mejorar el estado de las poblaciones animales en nuestra región”, comentó Cecilia Li Puma, Jefa del Departamento de Conservación del Parque Nacional.

La Ley Nacional de Protección de la Fauna Silvestre Nº 22.421 considera a la caza de fauna silvestre, un delito penal con penas entre 2 meses y 2 años de prisión y hasta 5 años en casos agravados. Asimismo, en la Provincia la Ley de caza Nº5786protege a la fauna silvestre, poseyendo además algunas especies la máxima categoría de protección provincial: la de monumento natural como es el caso del Ciervo de los Pantanos (Ley Provincial Nº 12.209) con leyes específicas por especie protegida.

Cada ciudadano del Delta y de la costa bonaerense puede colaborar en hacer cumplir estas leyes. Las instituciones que trabajan en estos temas, resaltan la importancia que tiene que los pobladores y visitantes realicen las denuncias ante hechos de caza furtiva para que se cumpla la normativa de protección de la fauna silvestre.

¿Donde realizar las denuncias?

Las denuncias pueden radicarse en la Unidad Fiscal para la investigación de Delitos contra el Medio Ambiente (UFIMA), mail: ufima@mpf.gov.ar, telefono: (011)4381-7718/4382-0054/4383-0731, web: https://www.mpf.gob.ar/ufima/

Es importante que en la denuncia se detallen la mayor cantidad de datos relevantes respecto al hecho denunciado y la información de contacto. En caso de querer denunciar con reserva de identidad, deberá ponerse en conocimiento de la UFIMA al momento de hacer la denuncia.

Especies como el Ciervo de los Pantanos que sólo ha encontrado refugio en el Delta Bonaerense, son un orgullo para los pobladores del Delta que cuentan con el privilegio de poder gozar de avistajes del ciervo más grande de Sudamérica a 50 Km de la Capital Federal. Para garantizar la biodiversidad, distintas instituciones públicas trabajan para la preservación de las especies y a partir de investigaciones generar información valiosa que permite conocer más sobre la importancia de cada una de las especies en el ecosistema de humedales de las islas del Delta del Paraná.

Fuente: La auténtica defensa

Compartir en:



No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*