Repartir alimentos y educar para el cuidado del ambiente, dos misiones en medio de la pandemia del coronavirus

Repartir alimentos y educar para el cuidado del ambiente, dos misiones en medio de la pandemia del coronavirus

Más allá del distanciamiento físico entre personas y de las necesarias medidas de higiene sobre las que mucho hablamos y escuchamos, hay al menos dos elementos de enorme importancia que entran en juego en la lucha contra enfermedades como el dengue y el Covid-19 y contra los efectos negativos que tiene la cuarentena, en cuanto a la caída o a la falta total de ingresos por la suspensión de actividades económicas.

Uno de los factores es ese don, de magnitud infinita para el alma, que es estar inmerso en un proyecto o en una misión que habilita a la confianza entre personas. Otro es el cuidado del planeta, nuestra “casa grande”. Porque no hay que perder de vista que la contaminación y el contacto directo con ella (algo muy usual y muy concreto en el caso de las poblaciones vecinas a basurales, por ejemplo) es, en sí misma, fuente de transmisión de enfermedades.

Reparten alimentosEsos dos elementos están en el espíritu de una campaña lanzada ya en los comienzos del período de aislamiento por la ONG Proyectar, una institución cuyo trabajo habitual pone el foco en tareas vinculadas con la protección del medioambiente.

“¿Qué planeta les dejamos a nuestros hijos? ¿Qué hijos le dejamos al planeta?”, es el lema de dos direcciones y un mismo objetivo que lleva a este grupo de personas a concentrarse, con investigaciones y propuestas, en la meta del saneamiento del río Reconquista y, con un trabajo en conjunto con poblaciones de villas y zonas vulnerables, en la promoción de tareas productivas a partir del reciclaje de basura. El programa “Barrio Limpio” se implementa en barrios como La Garrote, en Tigre, y Fuerte Apache, en 3 de Febrero. “Nuestra misión está definida en las repuestas a esas dos preguntas; buscamos dejar un planeta mejor para nuestros hijos y, a la vez, hijos mejores para el planeta”, dice Carolina Casares, directora ejecutiva de la ONG.

Las necesidades urgentes planteadas a partir de la cuarentena llevaron a Proyectar y a la Red Nueva Acción Política (Red Nap, con la cual la organización social trabaja en estos días) a buscar donaciones de alimentos y elementos de higiene, en principio para asistir a cuatro comedores a los que van 500 personas. Pero, a la par de las carencias, la ayuda se fue ampliando: en una primera etapa se llegó a 13.000 personas que van a 20 comedores de 14 barrios del conurbano bonaerense y de la ciudad de Buenos Aires; en una segunda vuelta, la colaboración llegó a 18.000 personas de 26 comedores, y en una tercera etapa se ayudó 22.000 personas que van a 35 comedores. Después de haber repartido 20 toneladas de alimentos, ahora están en la cuarta etapa. Y la necesidad de donaciones es constante.

“El objetivo es hacer tareas integrales; o sea, trabajar, con muchas de las personas a las que llegamos, en temas de reciclado y de separación de los residuos en origen”, dice la referente de la ONG. Y agrega que se emprendieron también tareas de construcción de hornos de barro, “para que los comedores puedan realizar sus panificados y comidas y vender algunos productos para recaudar fondos y cubrir gastos”. Que se generen recursos dentro de las propias comunidades es uno de los objetivos de los trabajos que se encararon y se encaran desde la organización antes y durante la pandemia.

3252924h768Las tareas de reparto de comida y otros bienes se realizan en colaboración con vecinos y con voluntarios: de ese hecho y de la gran cantidad de actores involucrados, incluidas grandes empresas donantes, surge aquel elemento de la confianza mutua como un insumo esencial en la lucha contra la pandemia y sus efectos.

Hoy hay alianzas tejidas con personas que tuvieron otras iniciativas, como Convidarte, un proyecto de elaboración de viandas para repartir en zonas vulnerables. “Desde Proyectar entregamos unas 5000 viandas Convidarte en la zona norte”, dice Casares.

Los comedores a los que se llega están en zonas como Ingeniero Maschwitz, Pilar, Tigre, Ituzaingó, 3 de Febrero, Tigre, San Isidro, Vicente López, Boulogne, La Matanza y la villa porteña 1-11-14.

Como algo muy presente en estos tiempos de cuarentena, la incertidumbre provoca angustia en muchísimas personas y tiene un impacto especialmente fuerte entre quienes tienen pocos recursos materiales y ven anuladas o en riesgo sus fuentes de ingresos. Por eso, la estrategia se plantea, según un informe de la ONG, desde tres ejes: la entrega de alimentos (que “lleva tranquilidad” a las poblaciones”); la salud (partiendo de la conciencia de que existe “un sinnúmero de enfermedades relacionadas con la convivencia con la basura, la contaminación del suelo y la quema de residuos”), y la educación (se menciona que en estos días “hay un factor educativo en cuestiones de higiene” y que “la rutina operativa [en referencia a las acciones en los barrios para concretar el reparto de la ayuda] generará un sentido de disciplina y de dignidad por el trabajo bien realizado”).

¿Cómo se puede colaborar con esta iniciativa? Lo que se necesita es donaciones de alimentos, productos para la higiene, dinero, viandas y tiempo de voluntariado para el reparto a los comedores. Las vías de comunicación son: +54-911-3770-6653, info@proyectar.org y las redes sociales.

Link para donar: http://proyectar.org/colabora/

En Instagram: Proyectarong

Fuente: Silvia Stang para La Nación

Compartir en:


Tags assigned to this article:
ONG ProyectarRío ReconquistaTigre

No comments

Write a comment
No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*